La pizza ‘cojonuda’ de Pedro Sánchez triunfa


¿Gula ideológica o gastronómica? La viralización de este contenido, a priori, no responde a una estrategia de marketing; sin embargo, el resultado es el mismo. Me pregunto si la gula, más allá de la gastronomía, trasciende al plano ideológico. La noticia es un excelente ejemplo de la capacidad de trasladar un contenido a través de las redes sociales. Tanto el protagonista, Pedro Sánchez, como el objeto de la noticia, la nomenclatura de ‘pizza conjonuda’, son esenciales para el éxito de la viralización. El análisis del comportamiento de este mensaje es crucial para entender el contexto en el que se mueven las noticias en Internet.


Pepa Martorell


Sánchez bautizó a una pizza como 'cojonuda' hace nueve años
Sánchez bautizó a una pizza como ‘cojonuda’ hace nueve años en Madrid

Hace nueve años, cuando Pedro Sánchez, no era el líder del PSOE, ni una persona conocida, acudió al restaurante madrileño, Luna Rossa, a disfrutar, con unos amigos, de la rica comida italiana.  Sánchez calificó la pizza que se había comido como ‘pizza cojonuda’; ahora, los dueños la han incluido en la carta con ese nombre. Si esto hubiese ocurrido antes de la gran influencia de las Redes Sociales, el hecho, sería una anécdota de las muchas que atesora la capital de España.

Sin embargo, la intención de los dueños del restaurante mezclada con la serendipia acabó convirtiendo la nueva pizza de la carta en fenómeno viral después que una clienta del establecimiento que conocía la historia la difundiera en Internet. Sería interesante conocer el impacto de esta acción de marketing viral en el negocio por las implicaciones que se derivan de compaginar la gastronomía con la política

‘Pizza cojonuda’

¿Será la gula superior a la ideología? ¿Influirá este detalle en los comensales conservadores?. Estos y otros interrogantes quedan abiertos para aquellos que deseen hacer un análisis del impacto de la comunicación viral en un marco tan interesante como la gastronomía y la política. Los dueños del restaurante, asimismo, tendrán que evaluar si esta publicidad inesperada les ha beneficiado o, por contra, han perdido algún cliente.



Leave a Reply

Scroll to top